end header begin content

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Todavía el dinosaurio está ahí

Todavía el dinosaurio está ahí

Yo tengo un amigo que ha venido sacando de su lista de contactos por Facebook a todo aquél que hable mal de Guaidó, y la verdad es que no deja de tener razón tomando en cuenta que, con independencia de los errores que se han venido cometiendo, por el momento Guaidó es el camino. Hay quien le dice la verdad a la oposición: todos son una cuerda de ambiciosos que por la figuración de uno estamos ya en pleno noviembre, y este hombre todavía nos sigue gobernando.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Protectorado cubano en la región

Protectorado cubano en la región

Qué pensará Nicolás Maduro, una vez que termina esos discursos; como el que acaba de pronunciar en Azerbaiyán, en el marco del acto de entrega de la presidencia pro tempore del Movimiento de los Países No-Alineados, que ejerció por un año, y en donde dijo que Venezuela está a punto de ganar la guerra económica. En efecto, son frases que le salen de la tapa de la barriga; para decirlo en términos coloquiales, más que del cerebro. Sobre todo, porque parte de un absurdo, que se le ha demostrado más de una vez; pues, mientras la guerra es caos; la economía es cosmos, y de allí que en la teoría económica no deja de ser usado el término equilibrio; para referirse, por ejemplo, a las variables macroeconómicas o a la balanza de pagos, y así sucesivamente, y entonces para acartonar más su personalidad en estos escenarios, le pone un mayor énfasis a sus palabras; cuando agrega que esta guerra la propicia EEUU y algunos países identificados con el neo-liberalismo; aunque sin entrar en detalles en qué consiste dicha guerra económica; por qué lado comienza; si se trata de un saboteo comercial; siendo, por lo demás, EEUU su principal socio comercial, y que es la otra parte absurda de su frase; pues hasta hace poco se le vendía a EEUU el 15% de lo que consumía en materia de petróleo, y se le sigue suministrando; aun cuando la producción de Pdvsa dicen que ha bajado a los 700 mil barriles diarios (b/d) de petróleo; representando, en ese sentido el poco ingreso que tenemos; o si esa guerra se basa en un cerco económico, y, entre tanto, oculta que a Cuba se le suministran 40 mil b/d de petróleo; que Maduro, por lo demás, se desvive por enviárselos; tomando en cuenta la enorme deuda que arrastra en materia de asesoría política, a propósito de la presencia del G-2 cubano en Venezuela. A esta altura ya lo comienza a admitir la opinión pública: esta escuela del G-2 cubano representa un cerebro bien avanzado, en materia de reacción política castrocomunista; que, a pesar de que constituye un anacronismo político, se afinca sobre todo en la estrategia de infligir apatía e indiferencia en la ciudadanía, y de allí viene el acostumbramiento a las circunstancias; de modo que la ciudadanía termina como en el cuento de la rana; que, si se le mete en una olla de agua caliente, enseguida, salta, pero que si se la pone a calentar con el agua, entonces acaba por ser hervida; a pesar de los niveles socioeconómicos a los que hemos llegado en las experiencias, tanto cubana; como, ahora, la venezolana; donde estamos en los de asistencia humanitaria; aun cuando Nicolás Maduro haga ver en su discurso; que todo ello deriva de las sanciones impuestas por EEUU a todos aquellos países, que se niegan a admitir sus políticas imperialistas. Lo más grave de todo es que todos estos absurdos, que maneja Maduro, reciban aplausos en esos escenarios; aun cuando más de uno conoce la actual realidad venezolana; pues así como la tos es algo que no se puede ocultar, también una diáspora de casi cinco millones de compatriotas, que rondan por el mundo entero, se trata de un fenómeno inocultable. Por supuesto, este movimiento de los No-Alineados no deja de tener un carácter tercermundista, y donde está de por medio la envidia, que suscita EEUU, a partir de sus potencialidades armamentísticas, científicas y tecnológicas; que no tienen comparación, y que es lo que explica el hecho de que Venezuela, a pesar del prontuario, que se le ha abierto en diferentes organismos de justicia internacional en materia de violación de los derechos humanos, a partir de informes como el de Michelle Bachelet, haya ingresado a una comisión de la ONU, llamada a velar por estos derechos; lo que significa que todavía en el mundo imperan dos bloques de poder: el del primer mundo; que se despojó de todos los prejuicios ideológicos, que se arrastraban con la revolución proletaria, y que constituyó uno de los demonios más crueles, que se conocieron en la historia de la humanidad, y este tercer mundo, donde todavía prevalece mucho el resentimiento civilizatorio, y que cuenta con escuelas de la tiranía, que desarrolla estrategias, como las del G-2 cubano en aras de su larga agonía. ¿No se dice que el cerebro de las turbulencias sociales, que se han vivido en Chile y en Ecuador, está en Cuba, para desviar la atención de ese otro foco, que es Venezuela? No hay que pasar por alto, que se ha reconocido que Chávez y Maduro han fomentado fuerzas paramilitares; que se han venido adiestrando a lo largo de los años; tanto para disolver manifestaciones de carácter pacíficas; como para provocar amotinamientos sociales, y que se vieron tanto en Santiago, como en Quito. Como reza el lugar común: cualquier coincidencia con la realidad, es pura casualidad. Uno diría que hasta al G-2 cubano le conviene que se hable de semejante estrategia, la que desarrolla en nuestra región, en pro de la supervivencia de unos anacronismos, como los que representan los regímenes de Cuba y Venezuela. Así resulta que, en efecto, a pesar de que las estadísticas hagan ver que Chile hoy en día cuenta con el mayor ingreso per cápita de la región, y el más elevado salario mínimo, según la argumentación rebuscada, que se maneja en las redes, su población casi está en las condiciones de miseria, que la venezolana, y que es lo que explica la convulsión, provocando el saqueo de supermercados y la quema de una parte de su sistema del Metro; destapándose, supuestamente, una realidad; lo mismo que en Ecuador. Ahora, resulta dudoso que en las manifestaciones, tanto chilenas, como ecuatorianas, los agentes infiltrados, que envía el gobierno venezolano, porten carnet del Psuv; al menos, que esa pudiera ser también parte de la estrategia mediática del G-2 cubano, a manera de confusión. Porque de esa guerra si no habla Maduro en esos escenarios internacionales, de la guerra del castrocomunismo, y en donde se maneja mucho la información y la contra-información: lo falso positivo. melé[email protected]

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: ¿Hipocresía en la ONU?

¿Hipocresía en la ONU?

El caraqueño de la época de La Colonia, cuando una cosa lo asombraba, solía decir: “No digo yo, que las Negras Carrasco son blancas”. Esto a raíz de que unas negras, que habían heredado una gran fortuna, habían comprado el título de limpieza de sangre, y entonces el edicto del rey había establecido: “Ténganse por blancas a las Negras Carrasco”, y que es lo que acaba de suceder con la opinión pública mundial, a propósito de la entrada de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU; que quedó sacudida, justo al día siguiente de haber aparecido asesinado Edmundo Rada, el concejal de Petare; dirigente en la zona de Voluntad Popular, producto de un sicariato oficial; con signos de haber sido torturado, y lo que llevó más a resaltar que estamos ante el mismo móvil, que se evidenció en el caso de Fernando Alban: un asesinato político.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Una larga y ardiente transición

Una larga y ardiente transición

Si uno se dedicara en una hemeroteca a repasar la colección de ejemplares de determinado periódico a lo largo de estos veinte años de gobierno chavo-madurista, uno percibe que han sido dos decenios en los cuales el tiempo se nos ha ido en una forma transitoria; es decir, hemos vivido una larga transición histórica; como lo fue el largo siglo XIX; que nos tocó vivir: los años de la ira, como se dice.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Diosdado en Corea

Diosdado en Corea

La verdad es que resulta muy sospechoso el viaje de Diosdado Cabello por Corea del Norte, y con una comitiva de gente muy allegada; sus asistentes en lo que ha sido la Constituyente cubana. ¿Viaje de placer? Incluso, en un itinerario, mediante la protección de Rusia, que partió de Venezuela camuflado en uno de los aviones rusos, que estuvieron de pasada hace unos días por aquí; tuvo un primer toque en Moscú, para luego continuar hacia el país del ya célebre Kim il Jong: es lo que uno supone que fue. Pues, un hombre a quien le tienen el ojo puesto; ¿cómo hizo para aparecer, no sólo en un país extranjero, sino al otro lado del mundo?

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Dilato de falsa ganancia

Dilato de falsa ganancia

De nuevo el oficialismo ha salido con una de sus jugadas siniestras, y donde se aprovecha del ventajismo del poder; por su puesto, en afán de perpetuarse allí. Nadie se esperaba este golpe maestro; sobre todo, porque le permite ganar tiempo, quién sabe hasta dónde. El hecho es que queda violentada la situación. Algún caricaturista, de esos que ahora son reproducidos en las redes sociales, la ha ilustrado: una patada a una mesa, y que es lo que ha quedado de Oslo y, luego, de Barbados.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: A medio vivir

A medio vivir

Se vive en una continua zozobra. No se sabe a qué hora van a cortar las electricidad; el hecho es que las cosas se hacen con una gran agitación. Hay que apurarse, porque de un momento a otro el mundo se apaga, y entonces el trabajo, que se estaba haciendo, queda interrumpido, y no se continúa sino el día siguiente o unas cinco horas después, si es que han hecho el corte en la mañana; tanto más que no se ofrece ningún anuncio oficial, al respecto; porque, por lo demás, no hay una regularidad, en ese sentido. Si hoy lo hacen en la tarde, no significa que mañana suceda a la misma hora, y entonces la gente se vuelve adivinadora:

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Nada de nada

Nada de nada

El reparto que ha hecho Nicolás Maduro por la vía del Carnet de la Patria de la nada es de terror. Se pone a la altura de aquel dictador, que gobernó Zimbabue hace años, y que también disolvió la economía en nada; puesto que repartir billetes a diestra y siniestra sin un respaldo monetario, es para salir huyendo de ese país, y que es lo que hacen miles de venezolanos todos los días; porque lo que viene a continuación es una multiplicación de la nada, es decir, la miseria más absoluta.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Los mandarines de las FARC

Los mandarines de las FARC

Nicolás Maduro actúa como un gato con las patas arriba. Su reacción al apoyar al ala disidente de la guerrilla colombiana, y la que ha anunciado que vuelve a las armas, a propósito de sus desavenencias con respecto a la forma como el gobierno de Iván Duque ha venido respondiendo a los acuerdos de paz, firmados por el anterior gobierno de Juan Manuel Santos: deja entrever que se trata de una respuesta a la actitud hostil, que mantiene el gobierno colombiano, en relación a su régimen; partiendo, por lo demás, del hecho de que la relaciones entre ambos países ya estaban rotas, una vez que Duque asume la presidencia; aparte de que durante su campaña presidencial, ya había hecho ver que Maduro no era santo de su devoción. Porque, precisamente, el congelamiento, de lo que pudiéramos llamar hermandad estrecha entre ambos países, ya venía fraguándose a causa de esa simpatía, que Hugo Chávez siempre manifestó por la guerrilla colombiana, y que los colombianos se lo pasaban con la nariz tapada, y de allí el que se consideró una gran ingenuidad de parte de Santos; cuando descubrió en Chávez su nuevo mejor amigo. ¿Gratitud de parte de Chávez hacia ese sector? No pasemos por alto, que siempre se especuló con el cuento, de que la guerrilla colombiana contribuyó, financieramente, para la campaña presidencial de Chávez en el año de 1998, y creo que en una de las computadores, que se le incautaron a los jefes guerrilleros; cuando fueron batidos por el gobierno de Alvaro Uribe, en especial, la de Manuel Marulanda registraba dicha contribución. Esa fue una especulación: aquí andamos entre las medias verdades; pero la propia relación de Chávez con este jefe guerrillero y con el famoso Mono Jojoy y el otro lo delataba. Empezando, por la ideología comunista, que ya de por sí lo identificaba a él con este sector. ¿No fue Chávez el que gestionó la libertad de Clara Rojas, además de otros políticos y militares colombianos, que estaban secuestrados por las FARC? Es más, hasta se dice que por una imprudente llamada telefónica de Chávez a Marulanda, se detecta su ubicación. No obstante, los gobiernos colombianos consideraron, que lo mejor era voltear la cara, con respecto a esta hipocresía, y tenerlo también en esa condición de supuesto amigo, sin alborotarle la lengua; que es donde está el acierto de la diplomacia neogranadina; herencia de lo que fue la cultura del virreinato; que llevó a decir al Libertador que, mientras Venezuela era un cuartel, Colombia era una universidad. Lo mejor era evitar el escándalo diplomático en esta aldea global, en que se ha transformado, por paradoja, el mundo de la era de las comunicaciones; la guerra del micrófono. Pero un Andrés Pastrana lo trataba con mucha ironía, y Alvaro Uribe se las cantó, a la hora de hacerlo; cuando entonces le dijo, que había puesto en él toda su confianza: razones de Estado. He allí donde es fina la conciencia, para decirlo en criollo. Aun cuando, el chavismo actúa más por instintos, que por razones; no siendo capaz de sostener esa diplomacia, de la cual hacían gala los colombianos, e iba a estallar de una manera soberbia; lo que se tradujo en una ruptura de relaciones de la noche a la mañana; por uno de esos motivos, que no vienen al caso, y que fue la situación que consiguió Maduro una vez que asume la presidencia de la República, recibida de Chávez en su lecho de muerte. ¿Qué es lo primero que hace éste, una vez investido de jefe de Estado? Apelar a la lógica de Spinoza, a propósito de su modo geométrico de ver el comportamiento ético de las personas: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. En efecto, una trilogía, y que fue la que permitió que se mantuviera la guerrilla, en un momento en que Alvaro Uribe ya la tenía extinguida, y que fue el proceso que se consideró que desmanteló Santos; cuando llegó a la presidencia, y por el cual recibió el calificativo de blandengue; a partir de los llamados procesos de paz; que esta gente inició, tan pronto se vio perdida, y entonces tuvo que pedir cacao, dicho a la venezolana; sólo que iban a ser unos procesos muy influidos por el G-2 cubano. Precisamente, gracias a Chávez hay dos fenómenos sobrevivientes de la Guerra Fría, y que se han transformado en especies de duendes saboteadores de nuestros procesos de democratización; el castrocomunismo; al que éste revivió en plena agonía histórica con sus cuotas petroleras, y la guerrilla colombiana, que se financia con el narcotráfico, a partir de su tolerancia. Que es la otra razón, por la cual el ala disidente las FARC retoma las armas: no se puede abandonar el negocio del narcotráfico; que ha sido la gran ganancia que tuvo esta gente; una vez que el Estado colombiano acaba con los cárteles de la droga, dirigidos por los llamados capos, y entonces ellos asumen su producción y su comercio; abandonando la práctica del secuestro, y por medio de la cual extorsionaron a miles de familias. En esas computadoras de Marulanda y del Mono Jojoy se veía una contabilidad de millones de dólares, que esta gente manejaba. ¿Venezuela? He allí lo que se especula a nivel de la opinión pública: nuestro país se transformó en puente de tráfico de drogas, como una forma de agradecimiento de Chávez a este movimiento irregular. No que Chávez estuviera implicado en el negocio; que le quedaba demasiado pequeño, con respecto a su investidura; pero permitía este puente, y esto era lo que incomodaba al vecino. Fue una provocación traer a Iván Márquez y a Santrich para la celebración del Foro de Sao Paulo; algo que lo reveló el gobierno de Duque, y que Maduro no ocultó: ambos guerrilleros hospedados en el lujoso hotel Marriot. Ahora, ¿qué busca Maduro con esta hostilidad hacia sus vecinos? ¿Una cortina de humo? Por supuesto, está su reacción de gato patas arriba en el escenario internacional; pero lo que hace pensar además es que estamos ante el típico caso del hombre que silva en la oscuridad. [email protected]

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Yo di la orden

Yo di la orden

El accidente que se produjo en el Metro de Caracas el sábado 17 del presente mes comprueba, una vez más, la forma improvisada, como actúa la burocracia de este gobierno, signada sobre todo, por la mente militar, y que consiste en dar órdenes: yo ordeno que se mueva este tren de inmediato; sin saber quién lo conduce; en qué condiciones se encuentran sus vagones.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: De golpe en golpe

De golpe en golpe

La verdad es que la situación que estamos viviendo es tragicómica; porque parece un tira y encoge. ¿Cuánto falta para que salgamos de esta gente que nos gobierna? He allí la pregunta que un venezolano le hace a cualquiera que lo ve metido en los asuntos públicos; en lo que se conoce como cotarro político, y el otro le responde: falta poco. Incluso, la situación se intensificó desde el 10 de enero cuando se le vio otra cara a la realidad, a partir de la presencia de Juan Guaidó al frente de las filas de la oposición; siendo una verdadera sorpresa, y así se tuvo un respiro en cuanto a ver una luz al final del túnel.

Alfredo Padilla: Nuevas tasas impositivas terminarán de acabar con la economía privada

Alfredo Padilla: Nuevas tasas impositivas terminarán de acabar con la economía privada

Especial Enrique Meléndez / 13 ago 2019.- Alfredo Padilla, presidente de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem) considera que el incremento de más de 16 mil por ciento que la Cámara Municipal del Municipio Libertador ha aprobado en materia de tributos no conducirá sino al cierre de más empresas, generando más desempleo y, por consiguiente, más informalidad.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: El cuento de las sanciones

El cuento de las sanciones

El caso de Venezuela, a propósito de las sanciones administrativas impuestas por EEUU al régimen de Nicolás Maduro, nos lleva de nuevo al famoso escenario de Carlos Marx de que los hombres aparecen dos veces en la historia: una vez como trágica y la otra como farsa; si tomamos en cuenta el caso de Cuba. He allí de donde se agarró Fidel Castro toda la vida para justificar el antidesarrollo de la isla, y entonces aquello provocaba misericordia, solidaridad, y nuestros países vieran al Tío Sam, como era costumbre personificar a los EEUU por parte de la izquierda sudamericana, como el malvado y a Fidel Castro como el gran héroe; el pequeño David que se enfrenta ahí en sus narices a la gran potencia del Norte.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Sin quórum el Foro de Sao Paulo

Sin quórum el Foro de Sao Paulo

No les vino nadie al famoso Foro de Sao Paulo. Quizás al gobierno le hubiera convenido más hacerlo en Nicaragua o en Cuba que aquí en Caracas; tomando en cuenta que debe resultar penoso venir a un país que se encuentra en una situación de emergencia humanitaria. Es como ganarle la guerra dos veces a un vencido; pues para nadie es un secreto que el venezolano huye de su país: las cifras hablan de un número cercano a los cinco millones de compatriotas, que ha salido por todas nuestras fronteras; huyéndole al hambre.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: La electromagnética como arma

La electromagnética como arma

La reacción del gobierno con motivo de la advertencia que nos hizo Winston Cabas acerca de la posibilidad de que se produjera un nuevo mega apagón, de acuerdo a la experiencia que tuvimos en marzo, demuestra que se trata de una gente que no tiene paz con la miseria.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: El fantasma del billete de 50 mil

El fantasma del billete de 50 mil

La nueva calamidad que padece el pueblo venezolano es la aparición del billete de 50 mil bolívares; pues eso ha traído como consecuencia el que desaparezcan los billetes menudos, y entonces no hay efectivo para pagar los pasajes - que es para lo único, que quedó, visto que para las compras priva en lo fundamental el dinero electrónico, o para aprovechar la oferta en efectivo de medio cartón de huevos.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: ¿Quién gobierna aquí?

¿Quién gobierna aquí?

Lo que más pesa sobre la realidad venezolana es que el gobierno cada día gana tiempo, en detrimento del patrimonio de la nación a todos los niveles; desde el éxodo de personas, que no pueden seguir viviendo en las actuales condiciones, pasando por el cierre masivo de empresas, hasta la caída de la producción petrolera; que constituye para el día de hoy la única fuente de ingresos de nuestra economía; gana más tiempo por la ayuda de los servicios de inteligencia cubanos y, al parecer, ahora rusos y chinos; a propósito de los intereses que tienen hoy en día sus respectivos Estados en nuestro territorio; sobre todo, en lo que atañe al oro, al coltán y a otros minerales; que han venido saqueando, a partir de concesiones mineras, hechas a espaldas de la República; además de arrasar con nuestros recursos naturales; tomando en cuenta que las minas, donde se explotan estos minerales se encuentran en zonas; como lo constituye el Orinoco y sus afluentes, con una biodiversidad ambiental muy frágil.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: ¿Completo el informe Bachelet?

¿Completo el informe Bachelet?

El gobierno pensó que con hacerle una fiesta con mariachis chilenos a Michelle Bachelet tenía para convencerla de que aquí se respetan los derechos humanos al pie de la letra, y que lo que hay en las cárceles son políticos presos a quienes se les ha descubierto un intento de magnicidio contra Nicolás Maduro; como ocurrió no hace mucho; con pruebas bien convincentes como se las ha enseñado a sustanciar el G-2 cubano; a partir de videos donde se veían a los presos en unas cárceles paradisíacas; del tipo de las que se mandó a construir en Colombia el famoso capo de la droga Pablo Escobar Gaviria, y para lo cual las acondicionó; mejor dicho, las maquilló; a partir de grabaciones de esos presos donde delatan a fulano de tal de estar incurso en esas maniobras conspirativas; por supuesto, arrancadas a base de torturas por la que muere Rafael Acosta Arévalo.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Feliz Día del Periodista

Feliz Día del Periodista

El Día del Periodista ha sido propicio para demostrar la situación de censura que priva hoy sobre nuestra libertad de expresión. El orador, que recibió el Premio Nacional de Periodismo de este año en acto en Miraflores y cuyo nombre uno no quisiera recordar, por vergüenza, como colega suyo a propósito de su abyección; al menos, recordó la idea de la comunicación que tenía el Libertador para el momento de echar a correr el famoso periódico Correo del Orinoco; cuando le escribe una carta a uno de sus amigos instándolo a que compre una imprenta, y se la mande, ya que es un instrumento muy importante; desde el punto de vista de la libertad de expresión, que constituye uno de los derechos humanos que se venían reconociendo. Una idea que ya le venía de Napoleón Bonaparte; que donde llegaba, lanzaba una proclama, a propósito de una imprenta que llevaba consigo en sus guerras, y donde se ponía de manifiesto ese otro gran principio de los derechos humanos como era el de la libre militancia política; puesto que se supone que lo que busca Bonaparte con sus guerras es llevar la emancipación de los pueblos, y que hasta entonces habían estado sometidos a yugos. En efecto, como lo hace ver Salvador de Madariaga en su biografía sobre Bolívar: sus guerras eran una prolongación de las guerras napoleónicas.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Bachelet, ¿una visita inoportuna?

Bachelet, ¿una visita inoportuna?

Sin duda que al régimen lo ha puesto tenso la visita oficial de Michelle Bachelet, en su condición de Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU; empezando, porque sus personeros han tenido que sostener la mentira con su sempiterna cara dura, en los encuentros con ella; con la que por años nos han venido envenenando; pues no se olvide que todo régimen, que tiene como política la mala fe, termina enajenando a la ciudadanía.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: La sociedad de los malandros

La sociedad de los malandros

Ahora está de moda en Venezuela hablar de una canibalización de las circunstancias; pues si a una situación nos ha llevado la “revolución bonita”, como decía Chávez que iba a ser su gesta, es a ésta, en la cual nos venimos devorando los unos a los otros.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: La necesidad de un gendarme

La necesidad de un gendarme

Oyendo a Nicolás Maduro referirse a uno de esos programas que se anuncian en su gobierno se tiene la impresión de que está comenzando su gestión de mando: “Y esos son los primeros pasos que estamos dando”, dice satisfecho, con el ego inflado, a propósito de uno de los reportes, que le acaba de hacer uno de sus allegados, mientras una audiencia seleccionada, que tiene al frente, se viene en aplausos.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Jorge Ramos en Miraflores

Jorge Ramos en Miraflores

Sin duda alguna que la filtración del video que rueda por las redes sociales relativo a la entrevista que le hizo el periodista mexicano Jorge Ramos a Nicolás Maduro sacudió a nuestra opinión pública. He allí el poder de los medios.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: ¿Caracas, la excepción?

¿Caracas, la excepción?

Caracas hasta ahora ha sido la cenicienta en esto de contar con el suministro permanente de gasolina; de electricidad; aunque sí no de agua, tomando en cuenta que la que llega del sistema de acueductos Tuy, proveniente de Camatagua, es un agua muy contaminada; ya que allí no están funcionando bien las plantas de tratamiento por falta de mantenimiento; como todas las cosas en este país; de modo que esto ha llevado a que el caraqueño tenga que hervir la que le llega de dicho sistema; corriendo el riesgo de adquirir una enfermedad en la piel cuando se baña.

Enrique Meléndez
Enrique Meléndez: Iván Simonovis huido

Iván Simonovis huido

Por las redes llega un video de hace un año: quizás premonitorio; donde se ve a un Iván Simonovis tocando una campana al lado de su esposa Bony, lleno de felicidad; celebrando, al parecer, su libertad; aunque no diría su completa libertad; puesto que, de acuerdo a lo que se dice, no está en el país; ya que lo ideal sería que, en estas condiciones, lo hubiera hecho desde el suelo venezolano, a propósito de un cambio, que se ha producido en las esferas del gobierno.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com